Benítez-Piaya

Proceso de ruptura de la pareja

Medidas que deben adoptarse en un proceso de ruptura de pareja (Matrimonio o pareja de hecho):

Alimentos

Cuando se inicia un procedimiento de separación, divorcio, nulidad civil o ruptura de pareja de hecho en los que existan hijos menores, el Tribunal debe establecer de forma obligatoria el importe de alimentos que debe abonar el progenitor no que tenga la custodia de los hijos al que los tiene consigo ( sea la madre o el padre), y lo deberá hacer teniendo en cuenta los ingresos de ambos progenitores y las necesidades de los hijos menores.
Si la custodia es compartida y los menores pasan el mismo tiempo con cada uno de sus progenitores, el Tribunal valorará (de acuerdo con las pruebas que se presenten) si hay desequilibrio entre las posibilidades económicas de uno u otro, y en base a ello establecerá la obligación de abono de alimentos, o que cada uno se haga cargo de los niños cuando los tenga consigo. Por tanto, debemos tener claro que el hecho de que exista una custodia compartida no significa que no deban abonarse alimentos a los hijos.
Igualmente, si los hijos son mayores de edad y son dependientes de la familia, existe la obligación de su mantenimiento por parte de los progenitores.

Custodia de los hijos menores y régimen de visitas

Si la custodia se acuerda para uno solo de los progenitores debe establecerse un régimen de visitas y comunicación con el otro/a, que garantice el contacto con los menores. El progenitor custodio tiene la obligación de facilitar estas comunicaciones por el bien de los hijos.
Lo ideal es que este régimen de visitas se establezca por los progenitores que son en definitiva, los conocedores de sus circunstancias personales y profesionales. Es evidente que para un progenitor que sea bombero o viajante, no debe establecerse un régimen de visitas estándar, que con toda seguridad no va a poder cumplir. Se trata de adecuar las situaciones para garantizar el derecho de los niños a tener contacto con ambos progenitores y desde luego, con ambas familias extensas.
Pero además, la responsabilidad de los hijos debe repartirse para que el custodio/a, también pueda realizarse en su vida personal y profesional.

Liquidación de régimen matrimonial

La liquidación consiste en repartir los bienes modificando la propiedad, pasando de ser (en el caso de régimen de gananciales) del matrimonio, a propiedad individual de cada uno de las partes. En el régimen de gananciales por tanto, para adjudicar la propiedad de los bienes individualmente, es necesaria la liquidación. Se puede incluir en el Convenio Regulador o dejarla para un momento posterior (no existe plazo determinado por ley. En el régimen de separación, los bienes ya son propiedad individual de cada uno de los cónyuges, por lo que en la mayoría de casos no habrá que liquidar.

Pensión compensatoria

La pensión compensatoria se establece para compensar el desequilibrio económico que puede producirse como consecuencia de la ruptura matrimonial a uno de los cónyuges.